Carta a mi hermana mayor. Gracias por ser mi gran ejemplo

Querida hermana, no sé cómo expresar el agradecimiento que tengo por todo lo que has hecho por mi, por ser mi mejor amiga y jugar conmigo, por arroparme cuando tenía frío, por guardarme los mejores dulces, por consolarme cuando lloraba y por cuidarme cuando tenía miedo.

Estar a tu lado ha sido una gran bendición y agradezco infinitamente el privilegio de llamarte hermana, por que no hay en el mundo alguien mejor que tú para mi. Has estado siempre a mi lado, te acostabas conmigo cuando tenía pesadillas, me contabas cuentos y me hacías reír. Corríamos juntas por el parque y gritábamos hasta que no podíamos más.

Gracias por ser mi cómplice, por reírte cuando te hacía alguna broma, por cantar conmigo en la regadera, por pasar las tardes peinándome y aconsejándome. Yo sé que muchas veces pude llegar a desesperarte y te enojabas con mamá porque no te dejaba ir a fiestas para que te quedaras conmigo. También sé que hubo momentos en que te enojabas demasiado por que tomaba tu ropa prestada y le pasaba algo, sobre todo si era tu prenda favorita.

Lamento cuando rompía tus juguetes y luego te culpaba por alguna travesura. Agradezco que siempre hayas tenido la paciencia de escucharme y de comprenderme. Gracias por no dejarme caer, aún cuando sentía que el mundo se me venía encima, por regañarme y consolarme.

Saber que puedo contar contigo siempre es una de las mejores sensaciones, y ahora que han pasado los años y cada una comienza su camino, espero hacerte saber que siempre podrás contar conmigo, así como sé que tú estarás aquí también, porque nuestro lazo es irrompible. Gracias hermana por haber sido mi maestra, mi guardiana y  mi confidente.

Eres una de las personas más importantes para mi, eres el hogar al cual quiero volver, porque sé que puedo contarte cualquier cosa y siempre guardarás mis secretos. Eres un apoyo incondicional, has estado cuando he triunfado y no me has dejado caer. A pesar de cualquier disgusto, cualquier mal entendido, tú siempre tienes las palabras adecuadas para solucionarlo todo.

Solo eres mayor que yo por algunos años, pero tu madurez y tu carácter son impresionantes; te has forjado a ti misma y has tenido la paciencia de transmitirme todos tu conocimientos de cualquier tema. A veces pensamos que las demás personas saben lo que sentimos, pero quiero tomarme este momento para expresarte cuánto te quiero.

Yo sé que has vivido momentos duros, y que has tenido que soportar crisis; y aprecio que a pesar de todos tus tropiezos, te has levantado y has recuperado tu fuerza. Eres un ejemplo a seguir, eres la persona más responsable e inteligente que he conocido y solo quiero que sepas que te amo con todas mis fuerzas. Gracias hermana, por ser mi mejor regalo.

 

Fuente: OKChicas