Pasos que debes seguir para curar una herida infectada

Los accidentes suceden en cualquier momento, por lo cual debemos estar preparados para saber cómo tratarlos y las medicinas que debemos utilizar. Por ello, en el siguiente espacio queremos compartirte algunos consejos para curar una herida infectada.

Muchas veces nos realizamos algunas pequeñas heridas y que muchas veces se pueden infectar. Al detectar que algo no va bien en su sanación es importante tratarla lo antes posible, ya que si los dejamos puede generar daños a la salud.

¿Cómo saber si la herida está infectada?

Las heridas por más pequeñas que sean, necesitan ser tratadas adecuadamente para su pronta recuperación, pero en el camino se pueden presentar algunas complicaciones como su infección y para reconocerlos se presentan los siguientes síntomas:

– Fiebre local o general, acompañada por enrojecimiento continuo de la zona, inflamación en los bordes y sensibilidad

– Dolor persistente, incluso con suaves movimientos. En casos extremos, se pueden detectar sensaciones punzantes.

– Secreción de pus.

– Ausencia de señales de cicatrización.

– Mal olor y aspecto.

Ante la presencia de estos síntomas, es indispensable que tomemos las medidas del caso y tratarlas a través de estos pasos, señalados en el portal Mejor con salud. No obstante, recuerda que la asistencia con un especialista nunca está de más.

Pasos para curar una herida infectada

Paso 1

Para iniciar, haremos una limpieza de la herida con agua y jabón. Esto sirve para retirar los restos de suciedad y de sangre. No olvides que, para realizarlo, lo indicado es utilizar gasa porque el algodón puede dejar restos de fibras, incluso valdrá el uso de un buen antiséptico de venta libre.

Paso 2

Lo ideal es cubrir la herida abierta con un vendaje estéril, pero antes de realizar este paso debes lavarte bien las manos para evitar que la infección se agrave. Si la zona tiene ampollas o pus, lo ideal es no quitarlas para evitar que la infección se propague.

Paso 3

Es importante chequear el proceso de curación de la herida. Una opción que puedes usar aquí son productos naturales como el Aloe vera podría ayudar a sanar la herida y quitar la infección. Esto gracias a las propiedades regenerantes y cicatrizantes de esta planta.

Paso 4

Ahora, si luego de varios días no ves su mejora, es necesario visitar al médico, pues podría tratarse de una infección más complicada y requerir medicamentos antibióticos que claramente deberán ser ordenados por el médico a fin de evitar riesgos con la automedicación.

Paso 5

Examina cuidadosamente la herida para determinar si su aspecto es de color rojo, y si la zona está caliente e hinchada. De tener estas características, además de doler, claramente se trata de una infección.

Paso 6

Controla tu temperatura corporal con un termómetro bajo la axila. Si los grados de temperatura son más altos de los normales, quizás se trate de una infección severa por lo que te aconsejamos visitar al médico de forma urgente.

 

Fuente: WAPA

Publicado en: News