Por qué las mujeres más fuertes, en ocasiones, se sienten destrozadas por dentro

Cuando conocemos a una mujer fuerte, podemos sentirnos atraídos por su confianza. Pareciera que ella lo tiene todo: un buen trabajo, una familia encantadora, buena salud e incluso tiempo para ayudar a los necesitados. Pero detrás de esa alegre sonrisa, muchas de estas mujeres se sienten abatidas al punto en que comienza a afectar su salud.

 

  1. Solo confía en sí misma

A una mujer fuerte le gusta ser independiente, ella no necesita la ayuda de nadie. Así es como una mujer tiende a tener confianza y depender de sí misma. Un investigación demostró que incluso puede ser parte de su identidad, lo que la hace orgullosa. El problema es que ella solo confía en sí misma y no entiende que todas las personas en ocasiones necesitan ayuda, incluso ella.

Esto puede ser porque no quiere ser una molestia o porque percibe pedir ayuda como una debilidad.

Sin embargo, como seres sociales, los seres humanos necesitamos ayuda de vez en cuando. Los psicólogos están de acuerdo con que necesitamos de ellos y de su apoyo. Pedir ayuda cuando lo necesitas no solo es saludable, sino también es generoso ya que estás permitiendo que otra persona te pida ayuda cuando la necesite.

 

  1. Todos le confían sus problemas y ella carga con el peso de todo

No es una sorpresa que su familia y amigos confíen en ella ya que las personas la consideran digna de confianza. Una investigación demostró que eso se debe a que las personas con una fuerte mentalidad también tienen un alto sentido de responsabilidad, lo cual es percibido por las personas como honradez y sabiduría.

Pero una mujer fuerte no comparte las dificultades de su familia o amigos con nadie y mucho menos chismorrea sobre ellos. Ella carga con todo el sufrimiento que se le ha confiado. Y si el problema la afecta directamente, ella incluso puede tomar la iniciativa para resolverlo o hacerle frente, ya sea que se trate de un problema de dinero o una enfermedad en la familia.

 

  1. Pero ella no comparte sus problemas con nadie, encerrando esa carga en lo más profundo

Una mujer fuerte toma las cargas de las demás personas pero no comparte las suyas. Se ha comprobado que esto hacen las personas que se sienten extremadamente solas y puede conducir a la depresión. En ocasiones, ella no quiere dejar salir todo porque este comportamiento no concuerda con su identidad construida de una persona fuerte.

Pero al hacerlo así, ella comete el error de retener sus problemas al igual que los de sus familiares y amigos. Esta investigación demostró que necesitamos interacción con otras personas para ser capaces de incrementar nuestra felicidad y de tal manera hacer frente a las cosas más difíciles en la vida. No compartir sus asuntos es un mal camino para alcanzar un estado mental saludable.

 

  1. Se preocupa por los demás, pero olvida que ella también necesita atención

Una mujer fuerte se preocupa por su familia y seres cercanos, ella incluso carga con parte de su “equipaje” emocional para facilitar su carga. Pero al hacerlo, en ocasiones se olvida de que necesita cuidado y las demás personas también lo olvidan. Ella se ve tan bien que nadie se toma el tiempo para pensar que ella podría estar pasando por un mal momento.

Después de recibir ayuda, algunos de sus amigos pueden “cerrar el caso” y, si son olvidadizos o simplemente les gusta seguir adelante con su estilo de vida independiente, se olvidan de preguntarle si todo está bien con ella. Y esa falta de interés percibida le hace daño.

 

  1. También le afecta físicamente cuando se rehúsa a mostrar su lado vulnerable, e influye en su salud cardiovascular

En ocasiones, ella necesita representar una imagen de seguridad y fortaleza cuando pasa por tiempos difíciles frente a personas vulnerables como sus hijos o adultos mayores. Sin embargo, si lo hace con demasiada regularidad, terminará lastimando su corazón. Un estudio reveló que la frecuente supresión de emociones coloca una carga adicional en el corazón e incremente la posibilidad de desarrollar una enfermedad cardiovascular y otras enfermedades.

Resulta que no solo se puede sentir dañada internamente, sino que realmente puede estarlo.

 

  1. Su fortaleza puede ser resultado de una trágica historia que aún no te ha contado

El sentimiento, “lo que no te mata te hace más fuerte” es exactamente lo que está investigación ha demostrado. Una mujer puede volverse fuerte después de varios eventos trágicos e incluso volverse más resistente, además, puede levantarse después de un incidente dramático. Una mujer fuerte puede ser así porque aprendió y maduró después de una situación desafortunada, pero eso no significa que no se ponga triste cuando lo recuerda. Aún se encuentra en su mente en forma de cicatriz psicológica, la cual, de vez en cuando, podría hacerla sentir deshecha.

 

  1. Algunos días, ellas se desmoronan y sienten que no son lo suficientemente fuertes para tomar una tarea

Ella se coloca una máscara en el trabajo y en la casa, pero cuando está sola, es momento de comprobar la realidad y sus inseguridades la visitan. Sus amigos, seres cercanos y compañeros de trabajo la consideran una mujer fuerte y esperan mucho de ella. Sin embargo, esta investigación reveló que el nivel de autocontrol que se impone a sí misma, junto con las altas expectativas de los demás, puede dañarla psicológicamente. Cuando piensa en sus defectos ocultos y emociones suprimidas, se desmorona.

 

Fuente: GENIAL

Publicado en: News