Categorías
Psicologia

Tipos de trastornos de Ansiedad

Si hablamos de trastornos de ansiedad, no solo nos podemos referir solo a uno.

Los diferentes problemas que todos atravesamos a lo largo de nuestra vida, terminarán afectando a nuestra salud emocional, lo cual puede provocar ansiedad, nerviosismo y estrés. La intensidad con las que las personas experimenten diferentes eventos puede influir a que se generen sentimientos que nos sobrepasen ante situaciones que en un estado normal podemos manejar con naturalidad.

La ansiedad en las personas puede ser provocada por distintas cosas y se puede manifestar de diferentes maneras. Existen diferentes tipos de ansiedad:

• Trastorno de ansiedad generalizada:
Se relaciona a diversos temas, tales como la familia, el trabajo, dinero, pareja, amigos e incluso el futuro. Se trata de cosas que no podemos controlar y de las que no tenemos la seguridad de lo que sucederá, pudiéndonos causar miedo, ansiedad e insomnio por no saber lo que pasará. No necesariamente debe ser algo importante, solo basta que esa situación escape a nuestro control.

• Trastorno de pánico:
Se presentan en diferentes momentos y de forma repentina con una gran intensidad, haciéndonos entrar en un ataque de pánico donde se nos puede dificultar respirar y acelerar el ritmo cardiaco.

• Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC):
Las personas que lo padecen tienden a tener pensamientos obsesivos donde ocurre algo horrible. La persona puede ser consciente de lo obsesivo y poco saludables que son sus pensamientos e intentar reprimirlos.

• Trastorno por estrés postraumático (TEPT):
Este trastorno nace de la vivencia de una experiencia negativa que causó un fuerte impacto psicológico en la persona, haciéndola revivir episodios de esa experiencia de forma vivida e intensa.

• Fobia social:
Este trastorno se da cuando la persona siente un miedo a mantener relaciones sociales por inseguridad, vergüenza y temor a ser rechazado y juzgado.

• Agorafobia:
Se produce cuando se siente pánico a los espacios abiertos, ya que nos hace sentir vulnerables, lo cual genera ataques de ansiedad. Las personas que sufren de agorafobia suelen recluirse en sus casas por el temor a salir a la calle